cortinas de hospital

Cortinas de hospital

Las cortinas de hospital son diferentes a las que colocamos en nuestra vivienda. Tienen que tener unas particularidades que las hacen singulares y no todo el mundo tiene la posibilidad de llevarlas a cabo. Sin embargo son muchas sus ventajas a la hora de cuidar la labor que se realiza en su interior. De ahí que cada vez sean más los profesionales sanitarios que las reclaman para sus despachos profesionales privados.

 

Cortinas para hospitales

cortinas de hospital

Las cortinas de hospital pueden ser re-utilizables o desechables. Las primeras se usan, se limpian (de manera específica por empresas especializadas y siguiendo unos escrupulosos protocolos sanitarios de desinfección) y vuelven a colocarse. Esto significa que debemos tener varios juegos para quitar y poner periódicamente o cada vez que sea necesario.

Las segundas cortinas de hospital, las desechables, son cortinas de un solo uso que se quitan y ponen en función de las necesidades del espacio en el que se colocan. Su principal ventaja es que no hace falta enviarlas a ningún espacio para lavarlas, por lo que siempre están en óptimas condiciones higiénicas. Lo que supone, además, que se reduzcan los costes por este capítulo en un 97 por ciento respecto a lo que se desembolsa en condiciones normales.

 

Características de las cortinas de hospital desechables

Las cortinas de hospital desechables tienen capacidad probada para inhibir el crecimiento bacteriano en su tejido, con lo que se convierten en aliados del personal sanitario, ya que pueden reducir el riesgo de infección. Además están realizadas de un material ignífugo, por lo que supone también un refuerzo de las medidas de seguridad del espacio en el que se instalan.

Gracias al material del que están hechas, hacen que siempre luzcan con el excelente plisado y con un aspecto inmejorable. Se trata de una tela que no ha sido tejida. Es decir, se ha hecho como plancha gracias al material sintético que le sirve de base. Esto es precisamente lo que hace que sea antibacteriana ya que está compuesta de filamentos metálicos que repelen patógenos. Además, tiene propiedades contra las esporas que ayudan a que la superficie de la cortina se convierta en una barrera de protectora frente a los ataques de bacterias y microbios. Lo que supone mejorar la seguridad del personal sanitario y de los pacientes. Especialmente en unidades de quemados, de enfermedades infecciosas, cuidados intensivos, servicios de cardiología, salas de oncología y aislamiento, emergencias, etc.

Gracias a que han sido elaboradas con polipropileno, pueden eliminarse como residuos hospitalarios sin que ello afecte al medio ambiente.

Estas cortinas de hospital están disponibles en color azul, se sirven en paquetes compuestos por diez unidades. Se ajustan a las barras que las soportan con ganchos de color blanco. Además, cada juego tiene un tapón de cierre y un alicate para este tapón.

Cada una de las cortinas de hospital desechable tiene una etiqueta identificativa para que pueda controlarse la fecha en la que se pone y cuantos datos se consideren importantes.

Las dimensiones de cada cortina desechable son, por lo general, de 7,5 metros de ancho x 2,0 metros de alto; aunque existe la posibilidad de personalizarlas.

No requiere grandes destrezas para colocarlas y, por tanto, no es necesario contar con personal especializado.

En Pujadas i Martí trabajamos este material también consciente de que muchos de nuestros clientes, con consultas propias, necesitan de este recurso para proteger la intimidad de sus pacientes cuando pasan por su consulta. Así que, si buscas este tipo de materiales, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos a materializarlo.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.